GOBIERNOS LOCALES: RETOS DE LOS CIEN PRIMEROS DÍAS

Publicado: 2023-04-01

Los nuevos gobiernos locales, distritales y provinciales, elegidos para el periodo 2023-2026, avanzan raudamente para cumplir sus primeros cien días de gestión municipal, ante un clima de crisis política, desaliento y desconfianza ciudadana en sus autoridades, en este panorama de desafíos y retos, deberán rendir cuentas y demostrar capacidad de gestión, concertación y gobernabilidad local. En la región Cusco, tenemos 13 municipalidades provinciales y 116 municipalidades distritales, cada cual con la peculiaridad de su contexto territorial y demandas ciudadanas. En términos generales, podemos apreciar que ningún alcalde, destaca por sus logros y liderazgo, la mediocridad e improvisación parecen ser los estándares de estos tiempos; mientras la población espera el cumplimiento de sus ofertas electorales, y al mismo tiempo sus allegados pugnan por puestos laborales y los proveedores de sus entornos esperan ganar licitaciones suculentas. Entonces, ¿cómo deberían afrontar, eficazmente, los gobiernos locales sus primeros cien días de gestión?, este plazo suele ser la “luna de miel” entre autoridades y representados, plazo que quizás se diluya rápidamente.

Consideramos que las nuevas autoridades ediles deberán considerar los siguientes lineamientos, para una gestión edil eficaz en los primeros cien días:

a) Informar y evaluar con objetividad el proceso de transferencia municipal y priorización de los “asuntos urgentes de prioritaria atención” para la continuidad de los servicios públicos, evitar actitudes “persecutorias” de sus antecesores, si corresponde y sin mayores aspavientos, hacer las denuncias de hallazgos e irregularidades al Ministerio Público. Así como dar continuidad a los logros y proyectos emblemáticos.

b) Revisión de la Programación Multianual de Inversiones (PMI) vigente 2023-2025 ante el MEF y de ser posible gestionar las modificatorias pertinentes; en el marco de los acuerdos de los presupuestos participativos locales.

c) Compatibilización de su “Plan de Gobierno Municipal” registrado ante el JNE, con el Plan de Desarrollo Local Concertado vigente, de ser el caso impulsar el proceso de actualización y alineamiento del plan concertado con las políticas públicas vigentes y el nuevo Plan Estratégico de Desarrollo Nacional al 2050.

d) Constituir un “equipo técnico” calificado y solvente, para las gerencias de línea y jefaturas, evaluar sus antecedentes, y plantearles objetivos y metas de gestión, a evaluar en los comités de gerencia periódicos. Evitar el “pago de favores políticos” con los cargos de confianza, priorizar la meritocracia y la gestión por resultados.

e) Promover una “gestión local participativa”, fortalecer los espacios de concertación y vigilancia ciudadana, el liderazgo social se retroalimenta y reafirma permanentemente, inculcar un código de ética y vocación de servicio, con sus regidores y funcionarios de confianza. La rendición de cuentas es un compromiso social y de gobernanza local.

f) Impulsar un “Gobierno Abierto” conforme a la “Alianza de Gobierno Abierto” y los planes de acción y compromisos sectoriales vigentes, priorizando la transparencia, colaboración, participación ciudadana y datos abiertos para la ciudadanía.

g) Implementar un “plan de comunicación para la gobernanza local”, que priorice el diálogo permanente con la población, la visita constante a las organizaciones sociales de base, APVs, asentamientos humanos, comunidades, organizaciones femeninas, juveniles y productivas.

h) Impulsar capacidad de gestión municipal, no limitarse a la administración de los recursos transferidos por el gobierno central, promover convenios y gestión de financiamiento de diversas fuentes, ministerios, cooperación técnica internacional, e implementar alternativas de obras por impuesto, alianzas público-privadas. Promover las mancomunidades municipales y proyectos inter-gubernamentales.

i) Constituir un banco de proyectos y expedientes técnicos, para la gestión de su financiamiento, participar en los fondos concursables de proyectos (como el FIDT, Fondo Invierte para el Desarrollo Territorial) y los programas de incentivos municipales, orientados a mejorar la productividad con un enfoque territorial.

j) Impulsar el proceso de modernización de la gestión pública y mejor atención al ciudadano, conforme a la actualización de la Política Nacional de Modernización de la Gestión Pública al 2030, enfatizando la simplificación administrativa, mejora de productividad y mejor servicio al ciudadano, calidad de bienes y servicios, articulación interinstitucional, gestión del conocimiento y gobierno abierto, digital y electrónico, gestión de procesos, gestión de riesgos y armonización de sistemas administrativos.

Estos son algunos lineamientos de gestión prioritarios que los nuevos alcaldes deberán considerar, tienen por delante un periodo de cuatro años, pero ya no pueden repetir el “círculo vicioso” del primer y segundo año, como aprendizaje y elaboración de proyectos, tercer año, gestión propiamente dicha y cuarto año, año electoral y de transferencia; el desafío y reto es integrar las expectativas de la población con los objetivos de gestión. Los gobiernos locales son la base de la democracia, y el éxito y resultados en su gestión fortalecerán nuestra institucionalidad, al contrario, su eventual fracaso, sería una pérdida para todos. El Perú del Bicentenario, debe superar la crisis actual y encaminarnos hacia una gobernanza local eficaz para un nuevo Perú, justo, libre y solidario. Que así sea.

(*) Email: ideasayni@gmail.com


Escrito por

Wilberth Vilca Laura

Periodista, afiliado a la FPP y Presidente de la Asociación Civil Ideas Ayni Cusco.


Publicado en

Cuestión Previa

Columna Periodística de análisis y opinión: Política, Sociedad, Economía y Cultura, desde el Cusco para el Mundo.